El baile de El Bere lele o El Alcaraván es otra de las piezas más represenativas de Tehuantepec sobre la forma de contar una historia a través del baile. Este baile representa el apareamiento de dos aves muy significativas para los antiguos zapotecas de Tehuantepec y para los Huaves de Santa María del Mar. Su música es acompañada con instrumentos prehispánicos.