Al sur del estado de Oaxaca, en la región del Istmo de Tehuantepec, cerca del mar con un clima caluroso y con población prácticamente zapoteca, se escuchan los famosos sones istmeños, que ahora le dan la vuelta al mundo y están de moda gracias a la película Frida.

 

Vela Oaxaqueña

Esta fiesta tiene como propósito celebrar al santoral católico, como una forma de agradecimiento por los favores y logros obtenidos durante de los últimos meses.
Las Velas proceden de los rituales prehispánicos que desarrollaban los indígenas zapotecas.
Las mujeres se visten con sus trajes tradicionales y joyas de gran valor.
Una parte esencial de estos festejos es “la entrega”, que consiste en la recepción de ceras y adornos de las velas y se realiza en la entrada de la iglesia.
Después de la visita a la iglesia se baila, se come y se bebe alegremente. Finalmente se realiza la “Regada”, en donde las mujeres de la comitiva regalan frutas, juguetes y dulces a todos los espectadores.