October 2, 2016 Tonatiu

ExpoTranskultur 2016 - Taller de danza / Tanzworkshop

Detrás de cada puesta en escena, de cada escenario, se esconde mucho esfuerzo, dedicación y tiempo invertido, pequeños sacrificios que tenemos que hacer, pero al mismo tiempo ese tiempo compartido nos regala muchas sonrisas, compañerismo que se construye día a día y un poco de nuestra tierra lejana en un país que se ha vuelto, a corto o a largo tiempo, nuestro hogar. Este 1 y 2 de octubre platicamos un poco de nuestra experiencia en nuestro « día a día » como miembros de un grupo de danza folclórica, tocamos los sones jarochos "El colás", "La Guacamaya" y la tan conocida "Bamba", dándole a los participantes una probadita de nuestra cultura y de nuestro trabajo a través de un pequeño taller de danza.

August 22, 2015 Tonatiu

Crónica de la participación de Tonatiu en el Festival Internacional de Folclor en Friburgo, Suiza

Cada pueblo tiene una serie de expresiones artísticas que lo identifican: su música, sus danzas, las tradiciones con las que celebra o con las que recuerda su pasado: su folclor.

El pasado sábado 22 de agosto, personas de diferentes orígenes nos reunimos en Friburgo, Suiza, para celebrar justamente eso: el folclor de los pueblos. El día no fue escogido al azar: el 22 de agosto se celebra, desde hace 55 años, “El Día Mundial del Folclor” y cada año en el mes de agosto esta ciudad suiza se une a la celebración con su tradicional Festival Internacional de Folclor (en francés: Rencontres de Folklore Internationales), que durante seis días presenta un programa lleno de riqueza cultural en el que países de todos los continentes comparten su música y danzas con los espectadores.

Este año Tonatiu tuvo el honor de ser invitado por los organizadores, lo cual nos dio no sólo la oportunidad de celebrar nuestro folclor mexicano con friburgueses y visitantes, sino además disfrutar de lo que los grupos provenientes de otros países compartieron con nosotros. Fue así como ese sábado veraniego llegamos desde Zúrich con jaranas en la espalda, maletas que guardaban trajes coloridos, adornos y sombreros para nuestra presentación, acompañados también por esa emoción sabrosa que siempre caracteriza las horas previas a la presentación en un escenario. Los organizadores del festival nos recibieron con amabilidad, mostrándonos la carpa donde compartiríamos con polacos, rusos y franceses el estrés y las risas a la hora de cambiar velozmente de vestuario tras bambalinas.

Nuestra primera presentación tuvo lugar a las 14:45. Presentados gentilmente primero por uno de los organizadores y luego por Julian, amigo del grupo, entramos al escenario con jaranas y abanicos y tocando al son veracruzano del Colás y su amada Marcelina. El fandango arriba del escenario nos llenó de energía. De Veracruz también tocamos y bailamos la tradicional Bamba y, con rebozos de colores, danzamos el hermoso son de mujeres La Manta. Del fandango colorido y aunque aún no eran las dos de la mañana, pasamos al misterio luminoso de La Bruja. Con velas encendidas sobre nuestras cabezas, nos despedimos sólo temporalmente. Era ahora el turno de Sergio Ruiz, charro originario de Tlaxcala que es un experto en el floreo de reata y que, con sus habilidades con el lazo, logró darle vida a lo que pensamos es sólo un objeto. Creando figuras en el aire, sorprendió al público con esta otra bonita forma de folclor que tenemos en los pueblos charros de México. Entre tanto, las mujeres de Tonatiu nos alistábamos dejando atrás la elegancia del vestuario de Veracruz para ahora portar con orgullo el de Sinaloa, lleno de colorido y estampados floreados. Abrimos el cuadro con el clásico Sinaloense, seguido de la hermosa canción Vuela paloma y nos despedimos del norte del país buscando al Niño perdido.

Esta intervención fue particularmente especial para Tonatiu, ya que fue la primera vez que presentamos danzas de este estado frente al público. Los efusivos aplausos y la alegría que la tambora sinaloense generó en los presentes nos dejaron con ganas de seguir compartiendo en el futuro esta música añadida al repertorio de Tonatiu sólo recientemente. Después de esta probadita de la costa este y del norte de México, tuvimos un descanso para saborear un poco de la enorme diversidad de comida que ofrecía el festival. Aunque había muchas alternativas, algunos de nosotros elegimos la comida peruana . Con ceviche, seco de res y empanadas de carne, recobramos la energía y el entusiasmo para presentar los cuadros que aún nos faltaban. El arte de la comida también es folclor.

Nuestra segunda intervención inició con unas chilenas de Guerrero, folclor heredado de nuestros hermanos de comunidades amuzgas de la Costa Chica. Con ese colorido tan característico de muchos bailes mexicanos y con un paliacate como nuestro mejor accesorio, abrimos con el Alingo Lingo, bailando alegremente la pelea entre Juchitán y Huehuetán. Seguimos con la celebración de La Feria de Chilpancingo, bailamos coquetamente El Palomo guerrerense y terminamos con La Malagueña Curreña. Después de una segunda sesión de floreo por nuestro amigo Sergio Ruiz, nos despedimos zapateando también al estilo de ese pueblo charro que es Jalisco. Le bailamos con emoción a La Negra querida y al Carretero despistado, concluyendo nuestra participación en el festival con una de las canciones más populares de nuestro folclor: El Jarabe Tapatío.

Si el escenario y las sonrisas y aplausos recibidos durante nuestra presentación nos alegraron los corazones, lo que siguió fue igualmente motivador. Suizos, mexicanos y personas de diversas nacionalidades se acercaron para felicitarnos, agradecernos, hacernos preguntas y tomarse fotos con nosotros. Los miembros de Tonatiu aprovechamos también el momento y el paisaje para tomarnos fotos con nuestro vestuario en esa bella ciudad que es Friburgo. Cansados, pero con el corazón lleno de alegría y agradecimiento tanto por la invitación a dicho festival como por el recibimiento que nos dieron en Friburgo, nos regresamos a casa, a Zúrich.

La convivencia con personas de tan diversas culturas, su interés en nuestro folclor, y lo que nosotros aprendimos del suyo, nos hizo sentir muy afortunados. Nos hizo también recordar una de las razones principales por las que zapateamos, cantamos y tocamos: para compartir nuestra hermosa cultura mexicana, ¡y celebrar nuestro folclor!

October 26, 2013 Tonatiu

¿Cómo se ve? ¿Cómo se escucha? ¿A qué sabe el Día de Muertos para un mexicano? Flores de cempasúchil, sabores prehispánicos, música folclórica, tradiciones y recuerdos nostálgicos de los familiares y amigos que se nos adelantaron. Eso es quizás apenas un poco de lo que el Día de Muertos significa para nosotros.

El pasado 26 de octubre, nuestro grupo folclórico, Tonatiu Mexikanische Tanzgruppe, presentó con mucho cariño y después de muchos meses de trabajo, un pedacito de lo que en México se vive en una celebración tan especial como lo es el Día de Muertos.

El evento inició con un cuadro costumbrista de la región de la Huasteca, en donde el Día de Muertos es toda una celebración, también conocida como “Xantolo”. Entre música tradicional de la región en esta época del año, altares coloridos y disfraces peculiares, fuimos transportados hasta aquel lugar lleno de tradición. A esta escena, le siguieron los zapateados jocosos del huapango, baile folclórico de la región de la Huasteca; para terminar con una representación de la Danza de Matlachines, en la cual indígenas de la región huasteca ofrecen su agradecimiento a los cuatro vientos y a la Madre Tierra.

La segunda parte del evento nos trasladó a otras cuatro diferentes regiones de nuestro país. A través de nuestra música y sus bailes, la atmósfera de la sala en Zollikon se llenó de la alegría del son veracruzano, del colorido de la música nayarita, de la influencia sudamericana en las chilenas del estado de Guerrero y, por supuesto, del famoso folclor jalisciense. La fiesta no terminó en el escenario, al caer el telón.

Como en cualquier buen evento mexicano no pudo faltar la comida, y a las danzas le siguieron los tamales, tacos, pan de muerto y chocolate, sabores que nos acercan un poco más a nuestro México. Ya emocionados, la fiesta continuó al ritmo de las jaranas veracruzanas, en donde el taller de son jarocho nos invitó a todos a zapatearle con alegría.

Agradecemos con el corazón a todos aquellos que estuvieron presentes en este evento: a los mexicanos que añoran y recuerdan con cariño la música y la tradición de nuestro país, a aquellos que sin ser mexicanos se han acercado a nuestra cultura y, en general, a todos aquellos que estuvieron presentes y que disfrutaron con nosotros del evento. Esto fue posible gracias a ustedes, y los aplausos, las sonrisas y todas las emociones vividas esa noche nos dejaron con la certeza de que, aun en la distancia, nuestras tradiciones y el amor por nuestra cultura pueden transportarnos a ese mágico lugar que es México.

June 23, 2013 Tonatiu

En el Jodlerfest de Reiden (Kanton de Lucerna) nos invitaron a participar en el desfile que realizan en esta gran fiesta regional. Entre música de Alphorn, perros Bernhardiner, vacas, cabras, flores silvestres, suizos con sus hermosos trajes y el canto suizo, desfilamos con música mexicana y al paso nos daban un bello y cálido recibimiento. Lo disfrutamos muchísimo y nos dió mucha alegría percibir el interés de la gente en nuestra cultura.